Cuando era pequeña, más o menos cuando tenía unos 9 años, me quedé prendada por la serie Heidi. Recuerdo claramente que la ponían los sábados después del Telediario, quizá también ponían un programa de refranes ente los dos programas. Me hace gracia cuando pienso que, al morir Franco, mientras la España adulta estaba hundida en la incertidumbre, mi mayor preocupación era que dejaran de emitir Heidi durante, al menos, dos semanas de luto oficial.

Después vino Marco, que fue un poco más de lo mismo, desgracias y milagros a partes iguales, pero cuando irrumpió en nuestros tubos catódicos aquel gigante de lata llamado Mazinger Z, toda la chavalada de la época se quedó “patidifusa”, nunca antes habíamos visto nada semejante. A mi me encantaba Sayaka Yumi, la protagonista femenina, la dueña y piloto de Afrodita A, robot compañera de Mazinger en todo tipo de lucha contra el mal. Su grito de guerra “pechos fuera”, con esos misiles que salían disparados como locos, me consta que también fascinaba a algún adulto.

A Sayaka la tengo pintado mucho en mi infancia-casi adolescencia. Me encantaba su casco con cristal azul y sus monos amarillos con banda roja a su cintura, su pelo tableado y verla haciendo las cosas que no se solía ver a las chicas desempeñar… pero, sobre todo, me fascinaban sus ojos, ojos enormes y brillantes hasta el infinito… los dibujaba cuando podía, tenía unos cromos en los que salía Sayaka y que copiaba varias veces para mejorar mi técnica de dibujo. A raíz de esta pasión, hasta creé mi propio personaje superheroico, una chica llamada Antracik, muy al estilo de Sayaka.

Poco me imaginé por aquel entonces que esa forma de dibujar los ojos que tanto me fascinaba, ese estilo de personajes japoneses, iba a convertirse, con los años en parte de una cultura que fascina a tantos millones de personas que están encantados con las historias de manga. Y ahora, derivado de este, llega también el gusto por lo kawaii, lo “cute”, lo lindo, o lo “riquiño”, que le llamamos en mi tierra.

Para este Carnaval he decidido que había que rendirle homenaje a esa cultura Anime, Manga, Kawaii de grandes ojos y me decidí a hacerme un antifaz que transformara sólo en parte mi cara. El proceso de construcción del mismo lo podéis ver explicadísimo en este video, y al final viene mi parte preferida, cuando hago un poco el tonto con mi antifaz y me disfrazo de acuerdo a mis fantásticos nuevos ojos.

Si os gusta y queréis haceros el vuestro propio, aquí están los enlaces para descargaros las ilustraciones base:

BAJAR LA ILUSTRACIÓN PARA EL ANTIFAZ DE OJOS ANIME AZULES (click derecho en el ratón y luego “guardar como” en tu ordenador)

DOWNLOAD THE ILLUSTRATION FOR THE BLUE ANIME EYES MASK (right click and “save as” in your computer)

Tal y como os comento en el video, tuve un problema en el momento de pegar las pestañas de goma Eva con Loctite sobre los ojos barnizados con Mod Podge, por lo que os recomiendo no barnizar la zona negra de las pestañas con Mod Podge hasta después de haber pegado las pestañas directamente sobre el papel. Gajes de mezclar unos tipos de cola con otros, a veces no se llevan bien, je, je.

Aprovéchate y ¡¡¡¡haz pin!!!! Recoge esta idea a tu selección de Pinterest

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here